Raúl suma una nueva ilusión que se llama Daniel Aranda

Dani Aranda y Raúl, el padre del niño enfermo, cruzan la improvisada línea de llegada.  Reto conseguido.  Foto: Tino Valduvieco

En Dani Aranda ha completado este sábado un ironman, descalzo ! 3.800 metros nadando, 180 en bicicleta y los 42 kilómetros de una maratón. Durante los últimos kilómetros de la carrera a pie, junto a Raúl, el padre del niño enfermo de la síndrome de Dravet le ha dicho » el agradecido soy yo «. Y es que esta es una de las grandes cualidades humanas de nuestro triatleta. El canetense ha completado el primero de los dos ironmans consecutivos, con la que quiere dar a conocer esta enfermedad, rara, que afecta a una persona de cada 20.000 en el mundo. El segundo, este domingo, pero ya con zapatillas. Lo ha dado todo por una familia con la que sólo se ha intercambiado hasta este sábado, correos electrónicos y llamadas de teléfono. Supo de la enfermedad a través de las redes sociales y se sumó al proyecto » Las ilusiones de Raúl «. Esta es la cronología de un día inolvidable.

Dani probando la temperatura del agua, antes de comenzar el reto.  Foto: carlespascual.cat7.30h . Dani ya se está preparando el box que le ha cedido el Team Calella Triatlón. Ha llegado el día. La hora de salida, las 8. El mar, después de la tormenta del día anterior, no está mal. El viento de norte que ha soplado durante la noche se ha llevado el oleaje, aunque las olas no han desaparecido del todo.Camino de la playa, vamos conversando con él. Nos reconoce que el móvil «se le ha colapsado» durante la noche y que tiene muchos nervios

7.50h . En la playa, una treintena de personas esperan la llegada de Dani. Muchos familiares, muchos amigos y aquellos que le acompañarán al agua para cubrir los 3.800 metros. Pero entre todos ellos, es Raúl. El padre del niño que padece la enfermedad del síndrome de Dravet y que ha venido desde Valencia para estar al lado del triatleta. Allí, se encuentran, se abrazan y conversan un rato, antes de que Dani se tire al agua

8.05h . Dani comienza su reto. La acompañan en el agua unos cuantos nadadores que no lo dejan solo en ningún momento. También dos kayaks de seguimiento. Cuando ya los perdemos de vista, Raúl, se nos acerca y conversamos un rato sobre su hijo. Esta semana ha tenido una nueva recaída y el proceso vuelve a empezar: establitzar-para evitar que se le ralentiza el corazón; oxígeno y hacia el hospital. Raúl nos confirma que los últimos metros de la triatlón los correrá con Dani

Dani Aranda sale del agua tras completar los 3.800 metros.  Foto: carlespascual.cat9.35h . Después de una hora y media en el agua, Dani deja atrás la prueba de la natación. Los 3.800 metros.Llegan todos juntos, pero le ceden el protagonismo y es él quien sale el primero del agua. El pegamos a la salida, sonriente, como siempre y entre aplausos de la gente que lo recibe

Dani sale de Calella, para iniciar los 180 kilómetros en bici.  Descalzo.  Foto: carlespascual.cat9.50h . Hacemos con él el trayecto desde el bote del agua hasta encontrar la bicicleta. El verdadero sufrimiento para sus pies, comienza ahora. Se quita el neopreno y sube a la bici. Se da cuenta, sin embargo, que no ha fijado las zapatillas. Va repitiendo, «que grande, que grande». Le esperan 180 kilómetros en bici, con los pies al descubierto y sin ningún tipo de sujeción.Son 3 vueltas enteras entre Calella y Premià de Mar por la N-II. Sin cortar el tráfico y parándose, por tanto, en los semáforos. Aquí también tiene compañía. Algunos hacen una parte del recorrido con él y otros lo completan todo.Dani llega con el puño levantado y acompañado, después de 180 kilómetros en bicicleta.  Foto: carlespascual.cat16.10h . Dani completa el recorrido en bicicleta. A su llegada aprovecha para hacer el ‘check-in’ y dejarla ya en el campo de fútbol de césped artificial, de cara al domingo, cuando repetirá la experiencia del triatlón, pero ahora con zapatillas.

En el corto trayecto y sobre una alfombra roja que le espera, Dani nos reconoce que se le ha hecho más fácil para que la bicicleta le ha pesado mucho menos que en los entrenamientos: no llevaba el peso de la batería que daba la energía a los más de 2000 luces leds. Dani ha entrenado siempre de noche

Y llega el tramo final. La maratón. Dani hace los 42 kilómetros, todos por asfalto. Deja el recorrido por la arena para evitar alguna lesión que ponga en peligro su participación este domingo, en la Challenge. Hasta 7 veces llega hasta Pineda. Bien acompañado, también. En ninguno de los trayectos lo dejan solo.

20.05h . Completado! Una línea de llegada improvisada, que cruza de la mano de Raúl. Familiares y amigos que lo esperan. La intensa lluvia, que acompaña a Dani, durante las dos últimas vueltas del recorrido, hace más épica la hazaña de este campeón. Felicidades, Dani!

reportaje CARLES PASCUAL ( infocalella)

Comentarios están cerrados.