Daniel Aranda: “Con la cabeza bien alta, puedo decir que corrí con el corazón y el sentimiento”

 

2013-12-15 01.40.11

Daniel Aranda no pudo conseguir el Record Guiness pero completó las 24 horas de Can Dragó corriendo descalzo con una marca de 203,090 kilómetros logrando así la segunda mejor de la historia.

Con ‘Las Ilusiones de Raúl’ por bandera el pasado sábado a las 12 horas y 3 minutos del mediodía Daniel Aranda arrancaba un nuevo reto por esta causa que ha llegado al corazón de tantísima gente, correr las 24 horas de Can Dragó en Barcelona descalzo para intentar conseguir el récord guiness sumando más kilómetros que el neo-zelandés Peter Wayne Botha, actual poseedor con 211 kilómetros y 519 metros. La prueba la finalizaba el domingo visiblemente cansado pero feliz a la vez por todo lo vivido.

Este fue el progreso de Aranda en las 24 horas de Can Dragó

Este fue el progreso de Aranda en las 24 horas de Can Dragó

Habiendo conocido lo que sufrió durante un día entero, decidí respetar el descanso que merecía el campeón y no molestarle hasta que ayer por la mañana vi una publicación suya en facebook donde declaraba no sentirse muy bien con todo el peso perdido y donde no descartaba visitar el médico, por lo que entonces cogí el teléfono y le mande un mensaje de apoyo a la vez que le decía que un programa de radio se había puesto en contacto conmigo para ver como podían dar con Daniel a fin de entrevistarlo. No habían pasado ni cinco minutos que ya me respondía llamándome telefónicamente y pudimos mantener una conversa de quince minutos, dónde con la naturalidad que le caracteriza me explicaba lo vivido.

Lo primero fue preguntarle por su estado físico, “esta mañana cuando me pesé, me asusté, pesaba 61 kilos por lo que había perdido seis kilos y medio, mucho más de lo que me esperaba. Calculaba que perdería sobre unos tres kilos y esta ultima semana entrenando ya menos engordé 3 kilos con toda la intención del mundo para poder estar luego en el peso ideal, pero ha sido mucho más. Me lo he notado sobretodo en la cara, me he visto muy chupado, pero este mediodía ya pude empezar a comer algo y ahora mismo me estaba preparando un entrecot (dice entre sonrisas)”.

Siguiendo con el estado físico los gemelos le jugaron una mala pasada,“a partir del kilómetro 20 sufrí mucho, llegué a pensar que tenía alguna rotura en los gemelos y lo pasé muy mal, por suerte me vio el fisio y tan sólo era una inflamación pero es que llegué a tomarme nueve ibuprofenos en una hora y media y no fueron más porque no me quedaban. Por suerte la cosa fue mejor pero fueron momentos de sufrimiento extremo que ni tan siquiera viví cuando hice los dos ironman consecutivos, ha sido la prueba con la que más he sufrido”.

El Récord Guiness no se pudo conseguir pero está seguro que lo tiene a su alcance, “cuando me planteé la prueba y supe que el récord estaba en 166 kilómetros me veía capaz, pero ya sabes que te dije que cuando hace apenas mes y medio conocimos que se había batido y estaba ya en 211,519 km lo veía muy dificil. Me vine y antes de empezar firmaba hacer 180 km pero mira después de todo hice más de 200 km”. Y es que los problemas físicos no fueron el único inconveniente que sufrió Daniel, pasada la mitad de la prueba recibió una llamada del padre de Raúl, el niño de tres años que sufre el síndrome de Dravet, “en aquel momento me vine abajo, me hizo saber que el pequeño habia sufrido una de sus peores crisis y había entrado en un coma inducido, estaba sedado y rompí a llorar, paré literalmente y enseguida todo el mundo se me acercó a preguntar, era muchisima gente que entonces empezó a apoyarme al conocer el por qué realizaba eso y empezaron a lanzar gritos de ánimo hacía a mi nombrando a Raúl, aquello me emocionó de tal manera que decidí que tenía que seguir ahora más que nunca. Al grito de Raúl, Raúl, seguí corriendo y en aquel momento supe que podía decir con la cabeza bien alta que empecé a correr con el corazón y el sentimiento”. Horas más tarde y todavía de madrugada, Daniel Aranda supo de la mejoría del pequeño Raúl y empezó a aumentar aun más el ritmo.

Aranda corrió los últimos metros con el telefono levantado para que el padre de Raúl pudiera sentir el apoyo

Aranda corrió los últimos metros con el telefono levantado para que el padre de Raúl pudiera sentir el apoyo. Foto: Carles Pascual

Los momentos finales de la prueba fueron de una emoción tremenda ya que a Daniel Aranda le vino a la cabeza cuando hace apenas poco más de dos meses finalizaba su primer ironman descalzo llegando a la meta cogido de la mano del padre de Raúl, “me vino a la cabeza el dia del ironman descalzo cuando el padre de Raúl corrió conmigo los últimos 12 kilómetros y pudimos entrar juntos a meta y algo tenía que hacer, así que cogí el teléfono viendo que la gente seguía animándome al grito de Raúl y le llamé para que pudiera vivir conmigo ese momento, levanté el teléfono con una mano y corrí los últimos metros como si él estuviera otra vez allí conmigo, fue impresionante”.

Finalmente el Récord Guiness no se pudo batir pero ha conseguido la segunda mejor de la historia superando en 43 km la marca del australiano Robert Knowles conseguida en junio de 2012, “no quiero ponerme ninguna medalla pero ahora soy consciente de que lo tengo a mi alcance, he tenido poco tiempo de preparación y recuperación tras los dos ironman consecutivos y encima uno descalzo, pero con un poco más de tiempo lo habría conseguido. Ahora ya sé que puedo batirlo y que sin tantos handicaps en contra como ha sido el problema de los gemelos puedo conseguir correr descalzo 220 kilómetros y establecer así una nueva marca”.

Tras tanto apoyo y agradecimientos, ahora era el momento de responder a todos uno por uno, “ha pasado ya un día, y desconecté el telefono para poder descansar pero ahora voy a empezar a responder uno por uno a todos los mensajes de apoyo, creo que ahora tengo ya más de 500 pero poco a poco los iré respondiendo, todos sois parte importante en este proyecto por Las Ilusiones de Raúl y debo hacerlo”.

Involucrado al cien por cien en esta causa, Daniel Aranda no cesa,“seguiremos luchando para que el pequeño Raúl tenga una vida mejor, seguiremos luchando”.

En los próximos días y con más tranquilidad le realizaremos un entrevista a Daniel Aranda para que la podáis escuchar, y es que una vez más este atleta de Canet de Mar ha vuelto a llegar al corazón de todos.

Jordi Mata

Comentarios están cerrados.